Hola, soy Julia

Sobre mí

 
Me llamo Julia y hace 8 años me desbordó la maternidad, me cortocircuité cuando me convertí en madre. Ese fue el detonante en mi vida, mi punto de inflexión, mi camino sin retorno, mi despertar a la consciencia. Madre de un bebé de 14 meses y embarazada de un niño, me vi en el paro y eso me desestabilizó.

No fue hasta años después que pude dar las gracias por ese momento de crisis vivido, puesto que me hizo entrar en contacto con el mundo del crecimiento personal. Quise cambiar mi perfil laboral y me interesé en formarme como Coach Transpersonal. Durante 17 años había trabajado como directora de clínica dental, estaba acostumbrada a escuchar a mis pacientes, atentamente y siempre sentí que mi misión era hacer algo con las personas.

Mi formación en Coaching fue mi primer contacto conmigo misma, donde realmente empecé a conocerme. Tenía 35 años y hasta entonces no sabía quién era yo. Ahí comenzó un viaje maravilloso, frenético a ratos, calmado en otros momentos. A la formación de Coaching le siguieron muchas más y un sin fin de talleres. Descubrí mi parte más humanitaria al unirme a una gran asociación Desata Tu Potencial.

Comencé a dar clases de Yoga para Niños y Familias con la idea de poder llegar al núcleo familiar. A través de mis clases puedo trabajar con toda la familia donde les hago llegar reflexiones, les invito a crear un entorno de conversación para trabajar valores y habilidades socioemocionales. Mi paso por colegios y colaboraciones con ayuntamientos, han hecho que mi proyecto crezca en seguridad, profundidad y cercanía.

Me gusta la infancia y por ello llevo varios años formándome y especializándome en Disciplina Positiva, es una filosofía de vida que encontré gracias a mi amiga y compañera la Doctora Marcela Fallas, ella hizo que conociese la Disciplina Positiva y a Marisa Moya y me enamorara de ellas.

Desde entonces he acompañado a familias a través de escuelas de padres, talleres, charlas y sesiones individuales. Quiero ser un altavoz para que a los niños se les escuche y respete, así como guía y apoyo para las familias. No soy experta, no soy sabia, solo he invertido dinero y tiempo para obtener conocimientos, poder transmitirlos y así de alguna manera ser luz en la crianza.

 

Mi lema: Ningún niño sin voz, ninguna familia sin aliento.

¿Hablamos?